• El actual comisario europeo recurrió ante la justicia la liquidación que le realizó la Agencia Tributaria en 2013, cuando ya era ministro
  • La inspección se abrió por el IRPF de 2011 y rebate deducciones por supuestos gastos en Ceuta, donde tiene su sede la petrolera de la familia del político popular

El actual comisario europeo y ex ministro del PP Miguel Arias Cañete ha cosechado una derrota judicial en un pleito con la Agencia Tributaria. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha confirmado la liquidación que Hacienda practicó en julio de 2013 al entonces ministro de Agricultura y Medio Ambiente al reclamarle una deuda de 15.451,88 euros (14.661,55 euros de cuota y 790,33 euros de intereses de demora) por el IRPF de 2011, por entender que se aplicó deducciones indebidas al simular gastos en Ceuta, tal y como avanza  El Confidencial este jueves.

En una sentencia dictada el pasado 7 de febrero, la Sala de lo Contencioso del TSJM ha confirmado la liquidación practicada por Hacienda a Cañete en 2013 por entender que se aplicó indebidamente la deducción del 50% de la que disfrutan las rentas obtenidas en Ceuta, la ciudad autónoma donde la familia del comisario tiene su petrolera y que goza de un régimen fiscal favorable.

La inspección se abrió en febrero de 2013, cuando Cañete era ministro de Agricultura, y en el ejercicio en disputa, 2011, el hoy comisario europeo de Energía y Cambio Climático era diputado en el Congreso y presidía su empresa de búnkering (suministro de combustible a barcos) Petrolífera Dúcar, cuyas acciones vendió a un tercero no identificado para poder ocupar su actual cargo en Bruselas.

la liquidación de Hacienda fue recurrida por Cañete ante el Tribunal Económico Administrativo Regional (TEAR) de Madrid, que ratificó en 2016, ya con Cañete como comisario, el criterio de la inspección. La causa desvela que siendo diputado, el político del PP negociaba con cargos políticos de Ceuta en nombre de su empresa, en contra de lo que declaró al Congreso de los Diputados, ante el que afirmó que Dúcar era una “compañía dedicada al almacenamiento y suministro de combustibles a buques en la ciudad autónoma de Ceuta, sin ninguna relación con el sector público”.

El TEAR, cuya resolución recurrió Cañete ante la justicia ordinaria por la vía de lo contencioso-administrativo, entendió que “la documentación aportada prueba la prestación de servicios de asesoramiento jurídico sobre las modificaciones del planeamiento urbanístico de Ceuta que incluía negociaciones con la presidencia de la ciudad autónoma, prueba también la realización de negociaciones con la Autoridad Portuaria con la finalidad de ampliar las instalaciones de la compañía en la zona portuaria”.

“Sin embargo, el interesado tiene su despacho profesional en Jerez de la Frontera y, por consiguiente, no es razonable pensar que el 100% de los trabajos realizados para la prestación de los referidos servicios se llevaran a cabo desde Ceuta sin intervención alguna de los medios materiales y personales que tienen su sede en Jerez de la Frontera”, dice la sentencia al reproducir la resolución del TEAR.

Dúcar es una empresa del conglomerado de la familia política del actual comisario europeo y está controlada por una empresa pantalla en Holanda, Havorad BV, que ya acumula  más de 36 millones de euros en activos y está presidida por Miguel Domecq, cuñado del exministro de Agricultura y hermano de su esposa, la terrateniente Micaela Domecq Solís-Beaumont.

Esta última, casada con Cañete en régimen de declaración de bienes, se acogió a la amnistía fiscal que aprobó el Gobierno de Mariano Rajoy en 2012, con su marido sentado en el Consejo de Ministros.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here