Dos centenares de personas se manifiestan en Berlín para reclamar la libertad de Puigdemont Vídeo: EL MUNDO

Con esteladas en mano y entre cánticos de “independencia” o “Freiheit Puigdemont” (“libertad para Puigdemont”), unas 250 personas según la Policía se reunieron en la Puerta de Brandeburgo en Berlín para demandar la libertad de los presos políticos y rechazar una posible extradición del ex presidente catalán Carles Puigdemont, preso en la cárcel alemana de Neumünster desde hace una semana.

El intenso frío, la nieve y las festividades de Semana Santa no evitaron una afluencia de gente que fue acorde a las expectativas de la organización y que llenó de simbología independentista algunas zonas del centro de la capital alemana. Las esteladas se intercalaban con pancartas en las que se podían leer frases como “no a la extradición”, “rechazamos la justicia politizada de España“, “España no es una democracia” o “Democracia encarcelada por la monarquía post-Franco“. Todo ello entre cánticos de Els Segadors o con La Estaca, de Lluís Llac, como hilo musical.

La marcha comenzó en la icónica plaza frente a la Puerta de Brandeburgo y discurrió durante cerca de hora y media hasta el Ministerio de Justicia alemán, no sin antes hacer una parada de gran efecto simbólico ante la delegación de Schleswig-Holstein, estado federado donde fue detenido el político catalán y cuyas autoridades judiciales deben decidir sobre la euroorden dictada por España.

A la marcha, convocada por la ANC Berlín y el CDR de Berlín bajo el lema ‘Por una solución política: libertad presos políticos catalanes’, se sumaron los diputados de Junts per CatalunyaAurora Madaula y Quim Torra y el presidente de la Asociación Catalana de MunicipiosDavid Saldoni, además del diputado del partido alemán de La Izquierda Andrej Hunko.

Asistentes a la protesta celebrada hoy en la capital alemana. | Omer Messinger/EFE

En declaraciones a Efe, Madaula expresó su confianza en la Justicia alemana, convencida de que Alemania es “un ejemplo” de que “el poder judicial está separado del poder político”, algo que, afirmó, “no ocurre en España“.

Madaula insistió en que se trata de un “proceso político” y agregó que en España “la democracia se está judicializando” y se está criminalizando la opinión disidente.

Hunko, cuyo partido es el único que se ha expresado públicamente en Alemania en contra de la extradición de Puigdemont, tachó de “vergüenza” la detención efectuada en su país y coincidió en calificar la crisis catalana de “conflicto político” que debe resolverse por la vía política. Para el diputado de la formación poscomunista, que estuvo en Barcelona el 1 de octubre como observador y presenció en persona la “brutal represión” de la policía, el conflicto catalán se está encarando desde Madrid de forma “represiva”.

“El caso de Cataluña está en la agenda política alemana. Las encuestas dicen que la mayoría de los alemanes está en contra de la extradición. Es una buena oportunidad para que se produzca una mediación internacional en el conflicto, y no sólo palmadas en la espalda a Rajoy. El Gobierno alemán debe presionar”, dijo a El Diario estrella Hunko durante la marcha.

Los manifestantes, en su mayoría catalanes afincados en Alemania o bien visitantes de paso por la ciudad, discurrieron escoltados por la policía ante la atenta mirada de berlineses y turistas. Daniel, catalán que vive en Berlín, cree “en la independencia de la justicia alemana, porque aquí sí que hay división de poderes y quiero pensar que Puigdemont no será extraditado. De Rajoy y compañía no esperamos nada bueno”.

Josep María, natural de Olot que trabaja en la capital alemana como ingeniero, es habitual de las concentraciones catalanistas en la ciudad. “Es la manifestación más grande que ha habido en Berlín sobre el tema catalán” dijo a este periódico. “Creo que España tiene rasgos que no son democráticos. Se está usando la justicia de manera burda”, expresó.

También Nil, estudiante de Erasmus en Berlín, se mostró convencido de la repercusión del evento. “Me parece genial que haya políticos alemanes que se estén pronunciando a favor de la causa. Creo que Puigdemont sabía el riesgo de pasar por Alemania, ahora el alboroto es a nivel europeo”, celebra.

Una de las pocas alemanas en la marcha, Juliane, acude con una estelada atada al cuello a modo de capa. Vivió en España y Cataluña, ahora lo hace en Berlín. “Estoy a favor del pueblo catalán. Creo en la libertad de Puigdemont, pero estoy aquí también para que Alemania intervenga. Creo que este es un problema europeo, no sólo del Estado español”, expresa, antes de hacer una serie de apreciaciones históricas: “Alemania bombardeó España y ayudó a Franco a llegar al poder. Más tarde ya extraditó al ex presidente Lluís Companys, que luego fue torturado y asesinado en España. Quizá es una buena ocasión para que la justicia deje en libertad a Puigdemont. Y si no, quizá haya que acudir ante el Constitucional alemán”, añade. De fondo suena de nuevo Els Segadors, cantado frente al Ministerio de Justicia por los últimos manifestantes que han aguantado las inclemencias de esta primavera atípica.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here