España se convirtió el año pasado en un referente internacional en cuanto a feminismo. El 8 de marzo de 2018 marcó un punto de inflexión no solo para nuestro país, sino para un mundo que poco a poco comienza a tomar conciencia de la importancia de las mujeres en la sociedad y la importancia de conseguir que su situación sea completamente equiparable a la del género masculino.

Sin embargo, cuando parecía que el movimiento feminista ya había tocado techo, llegó 2019 para demostrar todo lo contrario: al grito de “si paramos nosotras se para el mundo”, “seríamos más si no las hubierais matado” y “de camino a casa quiero ser libre, no valiente”, más de 375.000 manifestantes inundaron ayer Madrid para defender los derechos de las mujeres. Se trata de más del doble que el año pasado, cuando el número se situó en torno a los 170.000.

Vista general de la manifestación feminista de Madrid. Foto: Agencia EFE

Pero la capital no fue la única ciudad en teñirse de morado. Otras localidades como Sevilla o Bilbao contaron con un seguimiento de unas 50.000 personas en sus respectivas manifestaciones, cifras más que notorias que también superan con creces a las de 2018. Asimismo, las huelgas también fueron exitosas. Con un seguimiento del 80% en la universidad, un 60% en secundaria y un 42% en infantil y primaria, y especial incidencia en los sectores de la sanidad y la educación (según datos de la UGT), la de este 8 de marzo se convirtió en una movilización incontestable.

Quejas

Pero no todo puede ser bonito. Aunque las redes sociales se encuentran orgullosas del triunfo del día de ayer, hay quienes perciben que la mayor asistencia se debe a causa de que se está dotando al Día Internacional de la Mujer de cierto carácter festivo que restaría peso a lo realmente trascendente de la jornada: la lucha incansable por lograr que los derechos de la mujer estén, por fin, igualados a los del hombre en todos los sentidos. Así, la música, las cervezas y las pancartas con memes han sido duramente criticadas por cierto sector del país.

Cómo no, la política también ha estado muy presente en este día y no de manera positiva. No son pocos los usuarios que se quejan de la presencia de Albert Rivera y demás miembros de Ciudadanos en las manifestaciones, ya que no concuerda con la ideología de su partido en cuanto al movimiento feminista. Además, VOX ha protagonizado más de un momento surrealista: desde una supuesta agresión aparentemente falsa hasta un tuit en el que aseguran que su sede de Murcia ha sido atacada con huevos por las manifestantes del 8 de marzo. Sin embargo, en la fotografía adjunta se aprecia claramente que las cáscaras se encuentran dentro de la sala.

Además, los mensajes de algunas celebridades y la suma al movimiento de empresas como PornHub, que ofrece contenido más que cuestionable y que para nada dignifica la figura de la mujer, han causado escozor entre los tuiteros.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here