“Nos enfrentamos a una situación de emergencia debido al fracaso de Thomas Cook. Ahora es esencial evitar el colapso de sus aerolíneas Condor y Thomas Cook Escandinavia”, dijo el ministro de Industria, Comercio y Turismo Reyes Maroto en una conferencia de prensa esta tarde.

Durante su comparecencia tras una reunión de emergencia con representantes de las Comunidades Autónomas y asociaciones profesionales del turismo, Maroto reveló que se están celebrando reuniones “al más alto nivel” con los líderes de Alemania y Suecia para evitar la quiebra de las filiales escandinavas Condor y Thomas Cook Cook Cook, dos compañías aéreas que siguen operando el fallido grupo.

Para el Gobierno central y las comunidades autónomas más expuestas a esta crisis, como Canarias y Baleares, “es imprescindible guardar las reservas de los mercados alemán y sueco para el resto de la temporada. Maroto recordó que la industria hotelera española, su ministerio y los gobiernos regionales han intentado mantener a flote a Thomas Cook capitalizando hasta 100 millones de deudas comerciales que el operador turístico ha contraído con empresas españolas. Un plan que finalmente se vio frustrado por la negativa del gobierno británico a inyectar fondos en lo que era el segundo mayor operador turístico del mundo.

La reunión de Madrid dio lugar al compromiso de reunirse con la Comisión Interministerial de Turismo, que se ocupará de cualquier tipo de ayuda a la hostelería, un plan para preservar el empleo e incluso exenciones de las tarifas aéreas cobradas por Aena, tal y como propusieron el mismo Ministerio y el Consejero de Turismo de Canarias, Yaiza Castilla.

Maroto señaló que hay 53.000 turistas británicos en España a la espera de regresar al Reino Unido, frente a los 30.000 que cuenta la aviación civil británica en su plan de emergencia: “Pediremos refuerzos”, dijo.

Respecto a la posibilidad de iniciar negociaciones con Ryanair para evitar el anunciado cierre de bases en Canarias y Cataluña, Maroto aseguró que el tema no se ha abordado esta mañana. Sin embargo, reconoce que la clave para minimizar el impacto de la suspensión de pagos de la sociedad británica es preservar la conectividad.

En cuanto a la cifra de 200 millones que la industria hotelera afirma tener que cobrar por la reserva de capacidad de Thomas Cook este verano, el Ministerio de Turismo ha evitado proporcionar datos oficiales y se limita a señalar que está recopilando información.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here