Lionel Messi convirtió un gol de penalti en el clásico. El segundo del Barcelona a los 63 minutos. Sin embargo, la foto más llamativa del partido no es la de ese momento, sino la del último gol de Aleix Vidal. Allí se puede observar al delantero del Barcelona festejando sin su bota derecha. Y es que así, descalzo, es como le dio la asistencia a Vidal en el minuto final para sentenciar el 3-0 en el Bernabéu.

Iban 92 minutos, y tras un mano a mano con Marcelo, Messi perdió su bota. Dejándola detrás, sin siquiera atinar a frenar por esa razón, corrió hasta el fondo del campo y tiró el pase atrás para Aleix Vidal. Gol del Barcelona y festejo multitudinario entre los jugadores, con un Lionel Messi aún descalzo. Su bota derecha observaba desde el campo de juego todo lo que sucedía.

Con esta victoria ante el Real Madrid, el Barcelona estiró a 14 puntos su ventaja sobre el equipo blanco en la Liga. La derrota del Atlético de Madrid ante el Espanyol el viernes, y la del Valencia frente al Villarreal este sábado, le permiten terminar el año cómodamente en lo más alto de la tabla de posiciones.



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here