La saltadora de altura Ruth Beitia se retiró del deporte en 2017, tras una carrera llena de éxitos. Sin embargo, hoy se le suma uno más: la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Londres de 2012.

Svetlana Shkolina, que alcanzó el tercer puesto en dicha competición, fue desposeída el viernes por el Tribunal de Dopaje Antideportivo (TAS) de sus resultados entre 2012 y 2015 a causa de su implicación en la trama de dopaje desvelada por el Informe McLaren. Es así como Beitia, que quedó en cuarta posición, ha logrado avanzar un puesto y conseguir una nueva medalla siete años después. Además, también ha ascendido del bronce a la plata en el Mundial de Atletismo de Moscú de 2013, pues fue Shkolina la que se hizo con el oro entonces: un oro que ahora pertenece a Brigetta Barrett.

Shkolina no es la única sancionada por el TAS, sino que otros once atletas rusos tienen el dudoso honor de acompañarla en este procedimiento derivado de la investigación realizada por el profesor Richard McLaren por mandato de la Agencia Mundial Antidopaje. Destaca entre ellos Ivan Ukhov, que pierde su oro olímpico en salto de altura en Londres 2012 a favor del estadounidense Erik Kynard.

Una mujer de récords

Beitia batió el récord español de salto de altura en 1998, con 1.89 metros. Con el paso de los años esta marca fue creciendo aún más hasta terminar alcanzando los 2.02 metros en 2007, lo que convirtió a la cántabra en la primera y única mujer española hasta la fecha en saltar por encima de los dos metros. Hoy se convierte también en la primera mujer española en subir al podio en dos Juegos diferentes.

Cabe destacar además que Beitia se convirtió en campeona olímpica en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro de 2016, cuando obtuvo el oro gracias a su salto de 1.97 metros.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here