Nuevo escándalo en Hollywood. El FBI ha desmantelado una red de sobornos para acceder a universidades de élite, en la que se encuentran implicadas más de cincuenta personas sumando padres y entrenadores. Entre los padres implicados se encuentran las conocidas actrices Lori Loughlin (Padres forzosos) y Felicity Huffman (Mujeres desesperadas).

La operación, denominada Varsity Blues en referencia a la película de 1999, ha destapado cómo una serie de personalidades adineradas pagaron cantidades desorbitadas (el total asciende a 25 millones de dólares) desde 2011 para que sus hijos accediesen a centros de primera categoría como Yale, Georgetown o Stanford. Entre los progenitores culpables se encuentran empresarios de renombre y las ya nombradas actrices, siendo el modus operandi diferente en cada caso.

Felicity Huffman, tras declarar ante el juez. Foto: Los Angeles Times

Lori Loughlin y su marido, el también imputado diseñador Mossimo Giannulli, habrían pagado medio millón de dólares para que sus dos hijas fuesen aceptadas en el equipo de remo de la Universidad del Sur de California. Ninguna de ellas era remadora. En el caso de Huffman, ahora en libertad bajo una fianza de 250.000 dólares, el delito fue abonar 15.000 para modificar el examen de acceso de su hija mayor. Ambas se enfrentan a una pena de hasta cinco años de cárcel.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here