•Fondos internacionales como BlackRock o Norges Bank participan de forma significativa en compañías del Ibex 35. Mientras, el capital riesgo ha vuelto para quedarse

Los fondos internacionales llevan años en la bolsa española. Pero ahora han adquirido gran protagonismo porque figuran entre los principales accionistas de las compañías del Ibex 35, del mercado continuo e incluso se han hecho un hueco relevante en algunas empresas familiares. Cuentan con más de un centenar de participaciones en las 35 compañías del Ibex, cuyo valor supera los 35.000 millones. Los vaivenes de la bolsa provocan que cada día cambien las valoraciones, pero lo que es cierto es que han llegado para quedarse.

Según el presidente de Bolsas y Mercados, Antonio Zoido, el año pasado, “los inversores extranjeros siguieron depositando su confianza en la bolsa española y lo hacen marcando récord de acciones españolas cotizadas, con más de un 45% del valor total”.

Los vaivenes de la bolsa provocan que cada día cambien las valoraciones, pero lo que es cierto es que han llegado para quedarse

Nombres como BlackRock, The Vanguard Group, Norges Bank, Invesco o The Children Investment Fund han logrado hacerse un hueco importante entre las cotizadas. Por ejemplo, BlackRock controla un 5,94% del Banco Santander, un 5,708% de BBVA y un 5,002% del Banco Sabadell. También le gusta el sector energético y de infraestructuras. Participa en Iberdrola, con un 4,875%; en Abertis, con un 3,797%, o en Enagás, con un 3,205%, entre otras muchas participaciones significativas.

El Fondo Noruego de Pensiones es otro de los que tienen muy diversificada su cartera. Participa tanto en grandes compañías (Banco Santander, ACS, Inditex o Telefónica) como en otras de menor tamaño (Applus Services, Dia o Viscofan, entre otras). Al igual que otros, como The Vanguard, Fidelity o Lazard, que entran y salen de forma intermitente del capital de las compañías en función de su apetito inversor y su aversión al riesgo.

La buena marcha de la economía española es un factor clave para que se produzcan procesos de consolidación empresarial

Además de estos grandes fondos institucionales, los hedge fund y los fondos soberanos, los grandes fondos de capital riesgo también quieren jugar en este partido. Hace unos días, CVC y el brazo inversor de la familia Alba se hacían con un 20% de Gas Natural Fenosa, históricamente en manos de Repsol. Y habrá más. Los expertos presagian un año 2018 lleno de movimientos corporativos, así como de fusiones y adquisiciones. Los fondos extranjeros de private equity, como Carlyle, PAI o Permira, como en los años de bonanza previos a la crisis, están analizando todo tipo de compañías grandes; mientras que otros medianos españoles, como MCH, Magnum, Proa, Corpfin o Alantra, entre otros, siguen entrando en el capital de empresas familiares españolas.

La buena marcha de la economía española, así como la abundancia de financiación, son factores clave para que se produzcan procesos de consolidación empresarial.

Los grandes fondos extranjeros son americanos, aunque sus cuarteles generales en Europa los tienen instalados en Londres. Por el contrario, los internacionales de capital riesgo sí que tienen montadas pequeñas oficinas en Madrid o Barcelona para gestionar sus carteras. A juicio de Noelle Cajigas, socia del Mercado de Capitales de KPMG en España, “el modo de operar de unos y otros es diferente”. BlackRock, The Vanguard Group o Norges Bank, entre otros, “toman participaciones financieras”. Mientras que los fondos de capital riesgo, cuando entran en el capital de una no cotizada, “nombran al consejo, cambian al equipo gestor y validan o vetan toda la estrategia del plan de negocios”, porque la idea es dar la vuelta a la compañía, incrementar su valor y a los cuatro o cinco años desinvertir.

Las operaciones van a más. En opinión de Jaime Bergaz, socio de deals de la consultora PwC, “en términos generales, estamos observando altos niveles de actividad de las entidades de capital privado nacionales como resultado de los fondos tan significativos que levantaron entre los años 2014 y 2017, muchos de ellos con el apoyo del ICO. No obstante, el perfil de crecimiento del mercado nacional tras el periodo de contracción durante la crisis está atrayendo a numerosos fondos extranjeros que buscan en el panorama europeo un equilibrio entre riesgo y rentabilidad fácilmente identificable en España”. De la misma opinión es el socio del departamento de fiscal de Linklaters, Javier García-Pita, que considera que “ España gusta en los mercados a los fondos extranjeros porque ven potencial de crecimiento en las empresas y seguridad jurídica”.

Estos fondos, inmediatamente después de los años 2008 y 2009, optaron por entrar en sectores menos vinculados al ciclo económico, como el sanitario. A medida que la recuperación económica se va consolidando, explica Bergaz, “sectores como la distribución, el consumo, los productos industriales o los servicios han centrado el interés de la comunidad inversora”. Y están tratando de aprovechar el impulso que una fase expansiva imprime a los negocios que operan en esos segmentos. “En el sector financiero sigue habiendo un enorme interés de distintos fondos oportunistas interesados en el proceso de desapalancamiento de activos de los bancos”, apostilla.

Los megafondos, aunque no piden asientos en los consejos de administración, sí que se relacionan con los máximos ejecutivos en las reuniones con inversores y muestran su opinión sobre la compañía. En ocasiones, si tienen quejas, mandan a un portavoz a la junta para manifestar su malestar.

Para Cajigas, “existe un debate muy candente en cuanto a los fondos de gestión pasiva”. Se trata de fondos como The Vanguard, con equipos ligeros de personal, que siguen al Ibex 35, pero adquiriendo las principales compañías del selectivo. Con menores costes y menores comisiones, su gestión resulta difícil de batir, y están logrando rentabilidades altas para sus inversores. De ahí que el apetito inversor de fuera se ha disparado hacia compañías de cualquier tamaño.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here