Hoy en día, gracias a webs como Skyscanner y sus económicos precios, viajar está más al alcance de todos que nunca. Uno de los destinos más comunes de estos “vuelos baratos” es la ciudad de Düsseldorf, en Alemania. Pero… ¿qué hacer allí una vez has bajado del avión? A continuación te dejamos once ideas con las que disfrutar al máximo de tu viaje:

1 – Pasear por la Königsallee

Se trata de una de las avenidas más exclusivas de Alemania gracias a que alberga tiendas de marcas como Louis Vuitton, Massimo Dutti o Versace. Pero no te preocupes, si tienes un presupuesto ajustado también podrás disfrutar de ella: su inmenso canal es uno de los iconos de la ciudad y una parada obligatoria en tu viaje a Düsseldorf. ¡Resulta especialmente embaucador por la noche!

2 – Pasar el Karneval allí

Cádiz, Venecia, Río de Janeiro… y Düsseldorf. El Carnaval es un gran acontecimiento en la ciudad, donde todos los habitantes de la misma se disfrazan y las calles se convierten en un enorme escenario dominado por el canto, el baile y las carrozas. Destaca el Möhnen o Noche de las Mujeres, momento en el que estas se hacen con el control de la ciudad, apresan al alcalde y tienen la libertad de cortar la corbata a todo hombre que se les cruce por delante.

3 – Tomarse algo en la Rheinuferpromenade

El río Rin es una de las vías fluviales más importantes de Europa. Recibe el nombre de Rheinuferpromenade un paseo situado a sus orillas, repleto de terrazas y bares donde tanto locales como turistas pasean y toman algo cada día. Los atardeceres desde allí son sencillamente espectaculares.

La Rheinuferpromenade. Foto: @crisguti8

4 – Visitar el jardín japonés

Düsseldorf es la ciudad europea que mayor población japonesa alberga. Es por ello que cuenta con una institución encargada de proteger y difundir la cultura nipona, la EKO Haus. El jardín de esta institución cuenta con un templo budista y una decoración típica oriental y se encuentra abierto al público de martes a domingo. Resulta especialmente precioso en marzo, cuando los cerezos florecen.

5 – Visitar el Altstadt o Ciudad Vieja

Repleto de bares, callejuelas y casas de poca altura, el barrio de Altstadt (literalmente, Ciudad Vieja) se encuentra repleto de lugares imprescindibles que ver si visitas Düsseldorf. Entre ellos encontramos el Burgplatz, una plaza situada junto a la Rheinuferpromenade, el Ayuntamiento o Rathaus e iglesias como la Basílica de San Lamberto o la Bergerkirche.

Merece una mención especial la Carlsplatz, una plaza situada en el límite de la Ciudad Vieja en la que se celebra un mercado de lunes a sábado.

Plaza Burgplatz. Foto: @crisguti8

6 – Visitar los museos K20 y K21

La ciudad de Düsseldorf está considerada un referente cultural europeo, gracias en parte a la existencia de museos de arte moderno como el K20 y el K21. El primero se encuentra enfocado a obras del siglo XX, contando con autores de la talla de Andy Warhol y Picasso; mientras que el segundo acoge trabajos del siglo presente.

El museo K20 se encuentra en Grabeplatz, en pleno corazón de la Ciudad Vieja y muy cerca del Rin. El K21 está situado en Ständehaus, junto al lago Kaiserteich.

7 – Visitar el museo del cine

El Filmmuseum de Düsseldorf es un punto de visita obligado para cualquier amante del celuloide que se precie. En sus dos amplias plantas se exponen trajes originales, maquetas, un plató a tamaño real, una colección de cámaras de todo tipo y la experimentación con un montaje en croma, entre otros elementos cinematográficos.

La mayoría de los trabajos expuestos se encuentran únicamente disponibles en alemán, pero a 5€ la entrada (gratis con carné de estudiante) es totalmente recomendable para aquellos que sintáis devoción por el séptimo arte.

8 – Pasear junto a animales salvajes en el Wildpark

Dentro del bosque Grafenberg Wald se encuentra el parque Wildpark, en el cual se puede pasear junto a animales e incluso alimentarlos. Pese a lo que pueda parecer, la similitud con un zoo no va más allá de la presencia abundante de fauna, pues se trata de un espacio de 100 hectáreas de terreno en el cual las especies viven en su hábitat natural fuera de cualquier clase de jaula o espacio cerrado.

Pese a estar situado en el centro de la ciudad, una vez dentro se tiene la sensación de estar en medio de la montaña. E importante: ¡la entrada es gratuita!

9 – Disfrutar del arte callejero

Los graffitis y el arte urbano también tienen su espacio en Düsseldorf. La calle Kiefernstraße se encuentra repleta de fachadas coloridas, creativas, con mensajes sociales y en las que sacarse más de una buena foto. ¡Y más de dos!

Edificio de la calle Kiefernstraße, con la fachada decorada y una pancarta reivindicativa. Foto: @crisguti8

10 – Comprar en un supermercado

Quitando que a algunos nos encante visitar los supermercados extranjeros cuando viajamos fuera (ejem), a los de Düsseldorf y Alemania en general merece la pena echarles un vistazo. No solo por sus más que económicos precios, sino por su mecanismo SDDR (Sistema de Depósito, Devolución y Retorno) que ofrece un recargo de 25 céntimos por cada envase de vidrio o plástico que se deposita en las máquinas presentes en cada establecimiento.

11 – Comer

Comer mucho. Düsseldorf tiene una gastronomía muy variada, desde las internacionales hamburguesas y pizzas hasta los golosos establecimientos de golosinas y gofres. Destacan las míticas salchichas gigantescas alemanas y los restaurantes de patatas fritas, donde se sirven con todo tipo de condimentos y salsas como plato principal. ¡Rico!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here