Ya se puede decir que el Weekend Beach Festival está consolidado. Al quinto año el festival supera el ranking de los festivales de verano de primera línea y sube al podium de los grandes eventos musicales españoles.

A Málaga le hacia falta un festival de esta calaña. Con cuatro intensas jornadas musicales a orillas del mar, el ambiente más especial, y un público heterogéneo y totalmente entregado en vivir una auténtica experiencia y escuchar en directo a los 92 grupos y djs de diferentes estilos. Tras el balance positivo y el buen sabor de boca que ha dejado a todos, el Weekend Beach Festival se ha asegurado quehabrá sexta edición, tanto por la organización como por el Ayuntamiento de Vélez-Málaga y la Tenencia de Alcaldía de Torre del Mar, Weekend Beach ha hecho vibrar este año a 140.000 personas llegados desde diferentes ciudades de España y también extranjeros veraneantes en la costa malagueña.

El quinto año del Weekend Beach Festiva empezaba con fuerza el miércoles 4 de julio con la Fiesta de Bienvenida que contó  con un sonido totalmente fresco y las actuaciones de Iseo & The Dodosound with the Mousehunter, los malagueños Danza Invisible, la soundsystem de Fyahbwoy & Forward Ever Band y el sonido festivo de La Pegatina.

La segunda jornada del jueves 5 de julio Weekend Beach Festival Torre del Mar vivió su primer día grande. Con una gran asistencia de público dispuesto a darlo todo. El punto álgido de la noche estaba claro que llegaría con la actuación de los americanos THE OFFSPRING que nada más subirse al escenario se apoderaron del público y cautivaron a sus miles de seguidores con canciones tan conocidas como “Pretty Fly”, “Get a job”, “All I want” y “Want you bad”.

Por su parte el “flamenco underground” de Juanito Makandé también se llevaron a buena parte del público a su terreno en el Escenario Victoria con su espectáculo cargado de composiciones cercanas, con ritmo, ironía y crítica social. Y los jamaicanos e historia viva del reggae Inner Circle ofrecieron uno de los conciertos más divertidos de la noche.

La tercera jornada del festival comenzaba a reunir público ya en las actuaciones tempreanas con Sidecars, el sonido independiente de El Canijo de Jerez  y el característico y cercano directo de El Langui. El festival llegó a su primer lleno con la actuación de los madrileños IZAL, que metieron al público en el bolsillo como es costumbre suya. En esta noche mágica, la irrupción de David Guetta tomó completamente el escenario con un montaje espectacular con una iluminación y efectos brillantes. El dj y productor francés transformó Weekend Beach en una pista de baile delirante.

Y la noche del sábado, como despedida la partida se jugó doble y a dos ases por manga, por un lado la actuación de Bunbury que se adueñó de inmediato del escenario nada más aterrizar en el Escenario Brugal. Dosificando canciones de su último trabajo “Expectativas” con inolvidables canciones de Héroes del Silencio. De otro lado, otro de los conciertos más esperados de la noche, el del histórico Jimmy Cliff que a sus más de setenta años brilló en el escenario con hits como “Reggae night” y “Hakuna Matata”. Dorian también destacaron con canciones actuales de su nuevo disco junto a veteranos como Celtas Cortos y Avalanch dejando a los amantes del hip hop disfrutar a última hora de la madrugada con la actuaciones de SFDK y Nach. Asian Dub Foundation ofrecieron uno de los directos más sobresalientes del sábado.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here